Las mecedoras producen un relajante vaivén para el bebé, que lo tranquiliza y reconforta. Además, favorecen la producción de leche materna.